Energía renovable

Comprometidos con las energías renovables, CEPM hace los primeros estudios de viento del país y es la primera compañía en invertir en energía eólica en República Dominicana, inaugurando en el 2011 el Parque Eólico Quilvio Cabrera. A través de los años, el campo de generación ha seguido ampliándose a través de fuentes renovables con proyectos de energía solar fotovoltaica que contribuyen con la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente. Hoy en día, cuenta con varios parques solares que generan decenas de megavatios que eliminan miles de toneladas de emisiones de CO2 anuales y hacen de nuestro principal destino turístico uno más verde.

Desarrollo de energía eólica

El Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM) inició sus actividades relativas a la energía renovable en 1998, con la instalación de una torre de medición de los parámetros eólicos en el extremo Este de la isla, dentro de su área de concesión, en la zona de Cabo Engaño, La Altagracia. Esta primera medición fue la introducción para que, en el año 2000, se contratara la consultora danesa RISO, con el fin de establecer puntos de medición en toda República Dominicana.

El estudio arrojó como sitios óptimos para realizar mediciones las siguientes localidades:

  • Cabo Engaño, La Altagracia

  • Farallón, en la parte alta del risco que atraviesa la zona de Punta Cana y Bávaro, La Altagracia
  • Barahona, Barahona
  • Juancho, Pedernales

Con estos resultados, CEPM concentró su atención en el proyecto de Cabo Engaño (8.25 MW). Durante los años 2003, 2004 y 2005 se realizaron las gestiones necesarias para obtener un préstamo del Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial, se iniciaron los procesos de contratación de empresas para la obtención de los permisos gubernamentales, incluyendo los ambientales, así como la selección de la empresa constructora del proyecto.

Este obstáculo obligó a CEPM a redoblar esfuerzos para conseguir una nueva ubicación para su parque eólico. Fue así como en el año 2010 se iniciaron las obras de construcción del Proyecto Eólico en la comunidad de Juancho, en la provincia de Pedernales.

Finalmente, en octubre de 2011, el proyecto entró en operación continua. Fue bautizado como Parque Eólico Quilvio Cabrera, en honor a quien fuera el Director del Instituto Agrario Dominicano durante el período en que se realizaron las gestiones para el uso de los terrenos en la zona de Juancho, y del cual se obtuvo un incondicional apoyo para llevar a buen término el proyecto.

Durante los primeros meses del año 2006, cuando el proyecto iba a iniciar su etapa de construcción, el Ministerio de Turismo dispuso la suspensión del proyecto, aduciendo que en el mismo lugar se instalaría un complejo turístico valorado en más de US$5,000 millones. Dicho proyecto no ha sido construido a la fecha.

Parque Eólico Quilvio Cabrera

El Parque Eólico Quilvio Cabrera quedó formalmente inaugurado en octubre de 2011 y es, junto a Los Cocos, el primero de este tipo en operar en la República Dominicana.

Constituye un importante aporte a la diversificación de la matriz eléctrica dominicana, con la generación de 8.25 megavatios de energía limpia.

Al cierre de 2011, el parque, ubicado en la comunidad de Juancho, en la provincia de Pedernales, generó e inyectó a la red alrededor de 1,885 kWh a pesar de contar con una disponibilidad de solo 76.6% durante los primeros tres meses de operaciones.

Durante 2012 el parque generó 17,000 kWh, con lo que se logró evitar la emisión de 12,500 toneladas de CO2 a la atmósfera, un 13% por encima de las proyecciones.

El Parque Eólico Quilvio Cabrera lleva su nombre como un homenaje al ingeniero Quilvio Cabrera, fenecido director del Instituto Agrario Dominicano (IAD), y fue un importante aliado para que les fueran otorgados al CEPM todos los permisos y licencias necesarios para la instalación del Parque en el valle de Juancho.

Energía solar

El campo de generación se ha ampliado a través de fuentes renovables con proyectos de energía solar fotovoltaica que, unido a su estrategia de movilidad eléctrica, contribuyen con la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente.

Hoy en día CEPM cuenta con 3 parques solares que generan cerca de 12 MW de energía limpia y confiable.

Parque Solar Bávaro (FV1):

Instalado en noviembre de 2019 y ubicado en Bávaro, aporta a nuestra red unos ≈ 8.8 MWp de energía limpia y confiable. Consta de tres (3) inversor Power Electronics: uno de 3.63 MW y dos (2) de 2.42 MW y con 24,210 módulos fotovoltaicos.
Inicio Operación Comercial del Parque Solar Bávaro (FV1):
09-Ene-2020.

Parque Solar Nickelodeon (FV Nick):

Instalado en diciembre de 2019 y ubicado en las instalaciones del Hotel Nickelodeon, en Uvero Alto, aporta a nuestra red unos ≈ 1.5 MWp y generando un ahorro energético al Hotel Nickelodeon. Consta de siete (7) inversores Huawei de 185 kW y con unos 4,312 Módulos fotovoltaicos.
Inicio Operación Comercial del Parque Solar Nickelodeon (FV Nick): 01-Ene-2020.

Parque Solar CEPM Autoconsumo (FV2):

Instalado en marzo de 2020 y ubicado dentro de las instalaciones de la Planta del CEPM en Bávaro, aporta a nuestra red unos ≈ 1.2 MWp generando energía limpia y un ahorro energético al CEPM. Consta de seis (6) inversores Huawei de 185 kW y con unos 3,696 módulos fotovoltaicos. El FV2 está en proceso de ampliación desde el 28 de febrero de 2021, donde se agregará otro inversor adicional (185 kW). Inicio Operación Comercial del Parque Solar CEPM Autoconsumo (FV2): 01-Abr-2020.

Datos relevantes:
  • En el 2020, generamos un total de 17.95 GWh de energía limpia en nuestros Parques Solares.
  • En el FV1: 14.1 GWh, en el FV Nick: 2.4 GWh y en el FV2: 1.5 GWh.
  • 9,600 Ton de CO2 evitadas en el 2020, debido a la generación de energía a partir de nuestros tres (3) Parques Solares.
  • En el 2020, el recurso solar estuvo en valores de 2,125 kWh/m2.

Biomasa

Desde el 2016, CEPM dispone de una caldera de biomasa de 4 toneladas de vapor por hora para el consumo interno de la planta Bávaro. La puesta en marcha de este tipo de generación de energía aporta al medioambiente de diferentes formas:

  • Una ventaja muy básica pero fundamental es la de convertir un residuo en un recurso: el correcto tratamiento de la biomasa supone un aumento del reciclaje y una disminución de los residuos.

  • Al emplear la biomasa como combustible se eliminan residuos, deshechos, aguas residuales y purines que son fuente de contaminación del subsuelo y de las aguas subterráneas.

  • Desde el punto de vista agrícola, no sólo se minimiza el riesgo de incendio, sino que también se reducen las plagas de insectos, se aprovechan los residuos sin necesidad de quemarlos sobre el propio terreno y se realiza un mejor aprovechamiento de las tierras, pues aquellas en barbecho se pueden destinar a cultivos energéticos.

  • En todo el mundo existe una gran cantidad de madera, residuos o basura orgánica. Por lo tanto, esta fuente de energía es renovable, completando un ciclo que permite no contaminar suelos y destruir residuos de todo tipo.

Se entiende como biomasa toda la materia orgánica susceptible de ser utilizada como fuente de energía. El origen de la energía de la biomasa puede ser tanto animal como vegetal y puede haber sido obtenida de manera natural o proceder de transformaciones artificiales que se realizan en las centrales de biomasa. Esta materia se convierte en energía al aplicarle distintos procesos químicos.